Velo

En velos de cascadas
Se perdían las caricias
Que nadabas con el rostro
En mirada de delicias

Y frondosa te encontraba
En un velo ya de río
Mas anclada, por sirena
Te buscaba sin hastío

Y en mar de par de perlas
ya navegas con tus ojos
Son ofrenda del planeta
Cuando brillan a mi antojo

Mas quisiera yo tenerte
En la pesca de un abrazo
Y encontrarte con mi barco
Sin pensar en un ocaso

Y si sigues en navío
Te regalo aquí la luna
En la puesta de horizonte
Serás de Reina en mi laguna

Despedida

En cantaviento sin la brisa
Tu sonabas alegría
Con el viento ya ofuscado
A tu imagen maldecía

En un trueno parpadeaste
Sin siquiera estar nubosa
En el suelo me apedreaste
En faena dolorosa

Confundido y asaltado
Carecía de tu ensueño
Sin ropaje y sin tesoro
Enterrado, sin ser muerto

Pero vives de mi ultraje
Has nacido en otra vida
Tus caminos se destilan...
Luego de mi despedida...

Uva

Entre ramas de los truenos,
Se retuercen en miradas
... Como abrazos alejados,
Como amor encarcelado...

De colores nunca lloras,
En tu reino no hay asfalto,
Ya los grises no me importan,
Solo el verde endemoniado

Y si es verde, ya me encanta
Por copiarte con el césped
En el árbol te recuerdo
En el tallo te apareces

Eres cuerpo repetido
En racimos confesores
De las cuentas que aún caían
En los tiempos ya mejores

Te apareces con las hojas,
Bajo el sol que te ha mirado,
Eres perlas de la tierra
Y con la luna te has quedado.

Retrato

Te retrato, y ya es incierto
El domar alguna letra
Y entregarla por ofrenda
A tu torso enarbolado

Y dedicarle una palabra
En distancia que se extiende
Por ser ella en un cometa
Y yo en el suelo cautivado

Sin plantarte en un bosque
He perdido ya tus hojas
Yo quisiera tierra fértil
Y plantarte aquí en mi boca

Te dibujo con pinceles
Que me diste en el antaño
Para amarte y recorrerte
En atril de tu letargo

Y dormirte con mi pelo
Enredado en tus falanges
Esperarte con cautela
En vigilia de diamantes

Mi último poema

Sin tener obra maestra
Ya no busco ni una gloria
Se derriten ya las letras
Y mi boca… ya no invoca…

Se navegan los recuerdos
Y se mojan en rocío
Ya no caben las espinas
De tu rosa, en amorío

Se deslucen mis palabras
Ya no escribo por poeta
Se han perdido las batallas
De encontrarte en una letra

Quizás en un dibujo
Quizás en un cometa
Se diviertan tus encajes
Y te retrate otra pareja

Ya serás la melodía
De aquél trovador viajero
Que en tu cuerpo de guitarra
Te rodee con sus dedos

Sin tener obra maestra
Ya concluyo la pulsada
De escribir mi firmamento…

De escribir mi sentimiento…

Rojo

Tu sonrisa como vidrio
Está quieta al admirarte
En caída del instante
Amenazas ser baluarte

Amenazas como el fuego
Con tu rojo ya entreclaro
Mas te encuentro en la ternura
De quemarme, sin reparos

Sin pensarte en un instante
Yo te busco por tenerte
Eres lejana e intratable
No te tengo ni en semblante

Por buscarte yo tendría
Una excusa de invocarte
De escribirte y de besarte
Con mis letras, para amarte

De viajar cincuenta líneas
Y rayarte ya por blanca
En tu piel que me traiciona
Con el rojo que me encanta

Y si rojo fuera el día
En que yo te busco acaso
No tendría más instante
Que el del sol en el ocaso

Por tenerte y por buscarte
Ya se inician hoy mis versos
En placer de una promesa
De tenerte en mi Universo

Quizás yo no te vea
Más que antes por sorteo
Pero vengo de tenerte
Hoy y siempre en el deseo

Y si anhelas algún día
De un amor encarcelado
Puedo ser el prisionero
Que tu sueño ha esperado

Sin perderme en el acierto
De tenerte aquí en mi lecho
Yo prometo ser constante
Y ligero en el acecho

Por tener aquí presente
Yo seré cantor brillante
Y en las notas de lucero
Brillaré por yo cuidarte

Sin querer enamorarte
Mas si quiero cautivarte
Yo concluyo mi caricia
De esta letra, que es mi arte