Bosque I

Qué tiempo habrá pensado, en mirarte en la distancia
Sin juzgarte en el prejuicio, de entenderte solo mía
En segundos ya certero, de pensar en tu caricia
De minutos posteriores, ya buscarte por los cuerpos

Eres nueva y tan antigua, que eres simple paradoja
Me pareces del antaño, por lo largo de mis versos
Eres tramo somnoliento, que ha nacido en agonía
Eres voces de susurro, en saludo y despedida

En ti despegan las palabras, como luces repentinas
En estrella vulnerable, hoy fugaz te me presentas
Ilumina, bella mía, el camino de los bosques
La ribera, nos dibuja, el caudal de tu silueta

Despoja en día próximo, el encuentro principiante
Relata los detalles, como nueva poesía
Embriaga los sentidos, con tu trago de aguaverde
Convoca cada noche, nuestro bosque improvisado