Fuego

Son almendras, primavera
De un color tormento otoño
De la noche que venía
Con tu alegre sonrojada

Atizados por fogata
Chimeneas de magenta
En los troncos de tus llamas
La ceniza me apodera

Me distraes la pupila
Con espejo de las mías
Movimiento repentino
Sacudida de una lágrima

Quizás seas despedida
Con sonrisa visionaria
De futuro enardecido
Por la misma llama dicha

Solo quiero los telones
Que dibujan tus pupilas
En mirada, decisiva
De alegría proyectada

Que la obra no termine
En tus vidrios vulnerables
Si son trizas, que estas sean
En mis manos, donde caigas.

Guerras fieras


En la noche de mis ojos
Eres niebla ya maldita
Es que ciego me desvisto
Sin tus manos visionarias

No hay dolor que me declare
Que a un humano me limito
Mas soy cielo oscurecido
En la noche, de tu asfalto

Y de negro, aunque brillan
Las estrellas en arrullo
Ya es cascadas, de paciencia
En tus hombros, de lunares

Como un tronco en las raíces
Es tu cuello por tu forma
Dónde nacen, tus encantos
De tu rostro, de follaje

Y tenerte, vida mía
Lo suplico, entre mis brazos
Es tu torso en terciopelo
Lo que anhelo, de soldado

Esta noche sigue tensa
En acecho de placeres
Expectante a ver bocado
De mi mano por tus pieles

Y es noche, tú apareces
Más que simple, temeraria
Esperando la guerrilla
De mi brazos con tu espalda

Desatar las tres mil bombas
Como besos en la lluvia
Con caricias, que preparan
Nuestro campo de batalla

Y dejarte agonizante
Con mordidas de una bestia
Y limpiarte del ultraje
En los besos de una fiesta