Miel

Miel castaña, en porcelana
Avisas dulzura en cada gota
Te derramas, prodigiosa
Eres pena que se agota

Radiosos hilos, ya de oro
Goteas, en la lluvia de los niños
En codicia, me provocas
Ya te encuentras, con mi boca

Atraes lengua en el azúcar
Rodeas cuerpo, en la cordura
Apagas velas, cerraduras
En la piel y en su escultura

Eres tinta, de mi espera
La recorres en cadenas
Sin abejas, te he descrito
Eres tierna, sin praderas

Sin dejarte en algún rastro
Te devoro como al hambre
En mi gusto has acabado
Y en el cuerpo te he pintado

Y te veo en el antaño
Endulzando la mordida
De estos besos ya viajeros
Que gateaban por su cuello

Yo te llevo en los dedos
De pincel que te ha esperado
Para en encuentro placentero
Hacer pinturas con mis manos

No hay comentarios:

Publicar un comentario