Voz

En silencio, ya los gritos
Se acompañan de campanas, de azúcar
Débiles, deshechas con café
Que en vapor, besaba con las manos

Me mostraste ya los ruidos
De palpitante corazón, del pecho
Oprimido en el fulgor, quemando
Mi piel en tela, mi cuerpo en brasa

Gritabas, elegías promisorias
Las mojabas, con lágrimas previstas
Las viste, con dedos de inocente
Las tejías, con cabellos ya marchitos

Ya estoy mudo, en los versos
En mis manos, no es lo fértil
Las raíces, de una coma, se deprimen
No escurre, ya el agua, por secarte

Y en suspiro, ya de nube te desdigo
Te repito, uno a uno los cantares
En las notas, de los puntos ya marcados
Te canto, te dedico y te persigo

Con susurro, inevitable por secreto
Te prohíbo ser pasión cuando te miro
Eres mía, en poema y yo dormido
Eres nada, porque eras desafío

No hay comentarios:

Publicar un comentario