Tus ojos

Privilegio, el verme reflejado en tus esteros

Manantiales en verano, que evaporan…

el deseo burbujeante, fogoso y punzante…

Vapor de iris, de dos termas esmeralda


Levanta tu mirada desde el fondo…

Esas uvas que adoré desde sus brotes

Dos gotas, quizás dos mares

Cristalinos, como mar de agua, como cuarzo de piedra


Único podría ser, pero sublimes existen dos.

Único es tu rostro, abrigas dos caricias infinitas

¡Qué afrodisíaco el sólo darte mis dedos!

Del resplandor de tus gemas basta mi pasión.


Anhelarlos es el límite ¿qué más se hace con las perlas?

Estoicos, imponentes, acechantes, desafiantes…

Desafiando cada verso, acechando cada tranco

Imponiendo geografía en paraíso, estoicos por esencia.


… Y es que tu rostro es poesía, de rima seductora

Tu par de encantos, son letra y verso en el follaje

Un poema se transcribe en tus detalles

Tu vaivén es oda de encanto y alegría


¡Un museo, por favor! Dos obras maestras son de tumba

¡Qué no se desvanezcan en el polvo de lo eterno!

Permanezcan en vigilia de amantes perdidos…

Quizás sean arena en su granito, quizás viento en su tormenta

Pero ¡Oh, vida! No permitas desierto ni naufragio

Sé el sostén eterno del tesoro insigne que tú misma has creado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario