Inexplicable

¿Qué es amor?... Me pregunté un día, y encontré en mi entorno la respuesta.

¿Qué es amar?... Quería saber y encontré en mi familia la respuesta.

¿Cómo amar?... Me desesperaba, y encontré en ti la respuesta.

¿Cuándo se ama?... Intenté descubrir, y encontré en mis recuerdos la respuesta.

¿Dónde se ama?... Estúpidamente intente descifrar, coartando el afán infinito del amor, y ciego de su carácter omnipresente.

¿Para qué amar?... Dudaba. Intenté llegar a la respuesta, pero sólo encontré una interrogante...

¿Para qué vivir?... Para que vivo, sino es para amar, para amarte. Para querer quererte, para adorar adorarte y para amar amarte.

Para qué se vive si no es para transmitir, para besar, para abrazar... Cuál es el motivo, sino es inundar este mundo con dulce miel del corazón.

Para qué existo si no es para decirte lo que siento y evitar las casillas de este corazón arraigado a un alma errante.

Para qué existe una vida, para qué existe un camino.

Si no conoces el amor, no lo sabes. Si no conoces esa mirada clara como río, si no conoces ese toque sutil de unos dedos viajeros por la pampa de tu rostro, no pienses en saber vivir.

Y es eso lo que intento, saber vivir.

Saber amar.

Saber dar riendas de placer y afecto a esta vida seca de amor y paciente de sentimientos.

Saber... en el crepúsculo de lo incierto.

Saber.

Eso me gustaría... Saber.

No hay comentarios:

Publicar un comentario