Delirio

Serán miles de dotes

Podría describirte como lodo,

Como tierra y agua por mi pecho


Pero eres parra, eres uva y eres tranco

Eres pies, eres manos y eres beso


Y manos de cielo, con nubes en uñas

con dientes en cuello…


Nunca serás vida si muerta estás

Y es que distante eres, como muda

Como si de nicho fueras


Háblame, que la lluvia gotea por mis hombros

¡Qué hielo!, ¡qué juguetona eres!


No me dejes solo, no hay fuerza sin tu puerta

Déjame, ahora… no hay más contigo en tu contra


Te amo

¿Duele decirlo cuando no regresa?

Eco hermoso

Sería en mis oídos


Dame jadeo, que la vida se acaba en suspiros

Eres risa verde, con margaritas primavera


Dame vida, dame fruto, dame agua

Te amo, insisto.

Dame hojas, tallo y flor

Naturaleza ilustre, ¡también te amo!


Cielo, caes, déjame sueño

No pondré en ti la luna

Mientas el celo se caiga

Mientras el beso no acoja


Dame silencio, para gritarte un anhelo

Dame labios cerrados

Para besarte a la fuerza

Los dientes son puerta, son calle

Son puente guardián


No caigas al agua, bella musa

Que en sirena termina mi cordura

Podrás ser salvaje, simple y de coraje

Pero mi cielo, tiene trueno con tu cuello


Dame, intenso, de tu cuerpo

Si la vida me corroe como ácido

Quiero que seas paladar agridulce


No me tientes a dejar tu cuerpo en vela

Si la noche cae simple y prodigiosa


Te amo, insistencia insoportable

Como anáfora insistente


Dame ahora, tu princesa y tu doncella

Eres sueño, compañera de los mares

Eres real, compañera de mi espera


Entrégate como si un tesoro esto fuera

Es que vida me proclamas cuando duermes


No espero tenerte entre mis brazos

Sino amarrada a mis cadenas aceitadas

¡Hasta sudor inspiras bella amada!

Como si cansancio fuera leer labios


No entres en las puertas de mi pecho

Cuando corazón no quieres encontrar

No me esperes en las afueras de mi cuello

Si la carne con tu cuerpo, no eres tú


Dame, ahora, nunca y siempre

Tu fogata y tu simpleza

Quiero verte enardecida

Como si leña seca te quemara


Sube, baja, como fogata frágil y torcida

Mi abdomen débil así lo espera


Quiero cuerpo, quiero vida

Quiero dedos a esta hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario