Y, solitario...

Solitario y ágil
Porque el verso cae, sin cuidado
Arrebatado en destello acumulado
Brillando como el sol de trigo reflejado


Solitario y tenue
Como la noche que contrae mi garganta
No hay gritos en el Reino del silencio
Sólo sueños bulliciosos en sí mismos


Solitario y amante
Anhelando distancias perdidas
Como quebrando, como mirando puentes y caminos
Apagando aquella vela, que separa la cera del silente


Solitario y solo
Soledad, ¡cuánto invocas mis palabras!
El corazón se oye, en estrellas del firmamento
Como si el celeste cielo fuera mordaza de querer repentino


Solitario, adjetivo solitario y único
Escribiendo por sutiles compañías
Esperando en vigilia la lectura errante de una línea
Esperando en vida, la muerte de este, mi último verso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario